La hidratación en el día del Gran Canaria Maratón

Todos los corredores debieran saber las condiciones climáticas a las que se va a enfrentar un corredor en una maratón. Esto ahora es más fácil pues en Internet se encuentra de todo. Por tanto aconsejo en primer lugar a todos que miréis cualquier página relacionada con la climatología para saber qué día hará la fecha del maratón.

 

Tampoco debemos olvidar que Las Palmas tiene unas peculiaridades especiales, es una isla con clima cálido en el invierno y sobre todo la humedad es alta por ser una isla, a la vez que el circuito de la maratón está cercano al mar.

 

Teniendo en cuenta lo anteriormente citado debemos ser cautos y precavidos para realizar una buena hidratación para la maratón.

 

Mi consejo es que nada más levantarnos esa mañana de la competición tengamos un bote con agua al alcance de nuestra mano. Beber pequeños sorbos cada 5´ ó 10´. Un truco para saber que estamos bien hidratados es que la orina sea clara. Respecto a qué beber, aconsejo que en un bote con 200 mililitros de agua le pongáis una pastilla de potasio y beberlo un par de horas antes de la competición, esto ayuda en los días cálidos y húmedos. Sólo un bote con potasio, lo demás que sea agua o una bebida isotónica.

 

Y durante la competición, como sabéis, los atletas de elite ponen sus propios botes con lo que cada uno cree conveniente cada 5 kilómetros, es así por que sólo pueden beber en ese punto o en los que tenga marcados la organización. Ellos no pueden beber de un bote que le de un amigo o entrenador en las zonas que no están habilitadas para ello, si lo hacen y les ve un juez puede descalificarlo.

 

Sin embargo los atletas populares no tienen este problema, por tanto la idea es beber el agua que pone la organización cada 5 kilómetros, y comenzar desde el primer avituallamiento, ya que esa agua es la que se utiliza posteriormente.

 

Además tenéis varias opciones. Tomar dos geles durante la maratón que debéis llevar con vosotros. y que tienen sobre todo carbohidratos que os ayudarán a reponer esa energía que necesitaréis en el último tercio de la prueba, cuando ya hayáis agotado todas las reservas de carbohidratos que teníais acumulados por la ingesta de estos en la comida, sobre todo de la noche anterior. El momento adecuado es en el kilómetro 20 y en el 30.

 

Respecto a la bebida, si estáis acostumbrados a beber alguna bebida isotónica también es bueno que lo hagáis cada 5 kilómetros en vez de agua. Aquí ya va a gusto del corredor y sobre todo se debe probar esto en las tiradas largas en la preparación de vuestra maratón.
 

No quiero acabar este primer consejo sin decir que tampoco es bueno pasarse de beber agua, el cuerpo es sabio y ya en los entrenamientos se irá acostumbrando a ese día especial que será el día de la maratón. Quiero citar que ha habido atletas de elite que en maratones calurosas y húmedas han bebido demasiada agua antes de competir y durante la competición el estómago le ha pasado una mala jugada pues estaban demasiado hidratados.

 

Antonio Serrano.